ULTIMAS NOTICIAS

EL GOBIERNO PASÓ EL TEST DEL ‘SÚPER MARTES’ Y DA POR TERMINADA LA CORRIDA FINANCIERA CONTRA LA ARGENTINA

16 mayo 2018


Fue un día perfecto para el Gobierno. Después de semanas de estar en el ojo de la tormenta, con corrida cambiaria incluida, derrumbe de los bonos, riesgo país en alza, y una sensación de inestabilidad política, llegó la revancha.

En pasillos oficiales tratan de esconder el exitismo que se vivió en el equipo económico en las últimas horas. Pero algunos no dudan en vaticinar que el famoso "súper martes" fue un punto de inflexión. 

En medio de otro día complicado para los mercados emergentes, con devaluaciones en todas las monedas, no sólo el Gobierno sostuvo el valor del dólar fijado a $25 por las ofertas del Banco Central, sino que lograron bajarlo con la ayuda de Luis "Toto" Caputo, el ministro largamente más eficiente de Cambiemos. 

En una jugada "en equipo", el ministro de Finanzas lanzó una emisión relámpago de dos bonos en pesos que ya tenía la bendición previa de uno de los grandes fondos de inversión del mundo, Franklin Templeton, el mismo día en que el mercado entero miraba la licitación de Lebac. 

Seducidos por un tasa en pesos rondando el 20% que ofrecen estos bonos y un tipo de cambio con un techo explícito por parte del Central, los inversores se volcaron de cabeza a estos activos que prometen revivir el tan mentado carry trade. 

La noticia impactó de lleno en el mercado cambiario mientras que el Central tenía la titánica tarea de renovar $617.000 millones de Lebac.

Hasta el mediodía el Central llevaba vendidos u$s790 millones en el mercado contado y otros u$s100 millones en futuros. Todo con tal de respaldar el dólar en $25. 

Pero la colocación de Botes (los bonos en pesos de Finanzas) generó un ingreso de divisas que hundió el dólar mayorista. El tipo de cambio que negocian los bancos y grandes empresas quedó en $24,05, un peso menos que el lunes. 

El resultado, tanto de la colocación de Caputo y la licitación del Central fueron exitosas y dejaron -para el Gobierno- un antes y un después:

-Federico Sturzenegger renovó el 100% de lo que vencía y, por la alta demanda, emitió otros $5.000 millones pagando tasas del 40%.

-Finanzas consiguió $73.250 millones (alrededor de u$s3.000 millones) mediante dos bonos y demostró que el mercado financiero está dispuesto a financiar al país.

-A pesar del contexto de suba de rendimientos de los bonos del Tesoro de EEUU, la deuda argentina en dólares mejoró su cotización y los rendimientos cayeron entre 25 y 50 puntos.

-el riesgo país que mide el JP Morgan se redujo 3,60% para quedar en 482 unidades.

-El índice Merval de las acciones líderes subió 0,77% y alcanzó cinco ruedas consecutivas en alza también a pesar del malestar global.

"Hoy se desactivó bastante el escenario fatalista con la Argentina", indicaron fuentes oficiales a iProfesional. La situación, reconocen, estuvo muy cerca de haberse complicada aún más si la crisis no encontraba un freno.

El temor del Gobierno estaba en que la corrida, netamente de grandes inversores, empezara a llegar a los minoristas. No necesariamente porque el poder de fuego de estos pequeños inversores sea relevante, algo que de hecho no lo es, sino por el efecto cascada que podía acarrear.

Cuentan en pasillos oficiales que en los últimos días habían detectado salida de fondos de los bancos, sea en pesos para pasarse a dólares o directamente las colocaciones en moneda dura.

Eso, que era incipiente y que había comenzado más en serio -dicen- el lunes, terminó este martes. "Hoy se cortó lo que podría haber sido peligroso si se extendía", afirman en el Gobierno.

Para el mercado, además de que Cambiemos haya podido desactivar la bomba de esta licitación de Lebac y contuviera al dólar, fue importante la coordinación entre los mismos hombres del equipo económico.

"Fue un muy buen timing de Caputo y Sturzenegger para sostener esta estrategia. Evidentemente estuvo trabajado y eso demuestra una coordinación que hasta ahora faltaba", decían anoche desde un banco privado. 

Mauro Roca, un ex Goldman Sachs y actualmente gestor TCW, un fondo de Los Angeles, coincidió en que "hasta acá llegó la corrida". "El peso y bonos argentinos se aprecian fuertemente y a contramano de lo que hoy pasa en emergentes luego del anuncio de emisión de bonos locales del Tesoro y a pesar de la abultada renovación de Lebac. La conclusión es que hay demanda por activos argentinos", señaló. 

Para la rueda del miércoles en la City esperan más tranquilidad tanto con el dólar como por los bonos (siempre y cuando no haya un cimbronazo en el exterior).

Incluso, se empezó a rumorear que si el Central observa que hay ingreso genuino de divisas, podría empezar a desactivar su oferta en bloque de u$s5.000 millones que incursionó esta semana. 

Habrá que ver hasta qué punto la corrida es definitivamente algo del pasado y cuánto un desahogo después de tanto castigo. Faltan pocas horas para develar ese misterio. 

 
Copyright © 2016 - Derechos Reservados - IMPULSO Digital